Septiembre

Hola a todos,

Llegaron 8 perros nuevos y como siempre no tardaron mucho en adaptarse. Todos decidieron disfrutar del jardín en cuanto se bajaron del coche y se pasaron los primeros días, jugando, durmiendo y comiendo muchísimo.

Shakira, voló a Hamburgo donde le esperaban sus adoptantes. Esto es lo que han escrito sobre ella:

«Después de una larga espera, recogimos a Shakira (ahora Nala) en el aeropuerto y pudimos abrazarla. Al principio todo le parecía muy ruidoso, rápido y hacía mucho frío. En casa la esperaba su nuevo compañero y en los siguientes días se hicieron muy buenos amigos. Siguen sin gustarle el frío y la lluvia y cuando le ponemos un abrigo, no sabe lo que hacer y espera a que esa «cosa» se caiga sola o le da por volver corriendo a casa y subirse al sofá.
Ha tardado unos días en entender que se puede quedar con nosotros para siempre y desde entonces disfruta enormemente de los mimos y ha tomado posesión del sofá. Después de tenerla unos días, teníamos clarísimo que Nala pertenece a nuestra familia y estamos felices de tener a esta super perra con nosotros.»

Galán, Tiba y Romeo también fueron adoptados y esto es lo que escribe la dueña de Romeo:

«Romeo vive ahora en el norte de Alemania y pesa 23 kilos con tan solo 6 meses.Vive con Juri y Luba (otros 2 Borsois) y con Moritz y Schokoline (2 gatos). Lleva solo 1 semana aqui y es como si siempre hubiera vivido con nosotros. Juri adora a su nuevo amigo y son inseparables y Luba parece estar siempre sonriendo y está más vital. Los gatos han aceptado a Romeo y es un grupo fantástico.
Romeo ha aprendido mucho y al ser un perro muy equilibrado y seguro de si mismo, pronto será el jefe de la manada. Es sumamente inteligente y super mimoso. Estar con el es pura diversión. El dedo que se le rompió puede que se quede un poco torcido, pero como no le duele, puede vivir bien así.
»

Pasaron unas semanas sin vuelos, con muchos paseos y mimos y pusimos clínicamente a punto a todos los perros.
Veronika Pausch acogió en Alemania a Panda y Talismán que volaron con Frau Thiel a Düsseldorf y le queremos dar las gracias  por su gran ayuda como madrina de vuelo.

Talismán encontró una familia estupenda a los pocos días y Panda tardó una semana mas, pero también enamoró a una familia que vino a visitarla.

   

Gracias una vez más, Veronika, por tu ayuda incondicional. Buscó a los perros a las 10 de la noche y viajó más de 5 horas por ayudarlos.

También voló Stephan a Suiza con Irene y Cornelia Mani- gracia por apoyarnos una vez más y gracias Sandra por habernos ayudado acogiendo a Stephan.Hoy hemos recibido la noticia que acaba de ser adoptado y esta ya en su nuevo hogar! Fantastico!!!.

Calipso voló a München a una casa de acogida. Gracias familia Hauser por llevarla en vuestro vuelo.

Vinieron a visitarnos Marion y Stephan Bendixen en su autocaravana y como pasaron por Sevilla, nos trajeron de regreso a Swing y Diva, 2 galgos que necesitan un hogar con urgencia.

   

Estaban desnutridos, pero no hacían más que mover el rabo y dar besos.
Sentimos no haber estado más tiempo con la familia Bendixen, pero iban con prisas.

Aqui publicamos el e-mail que nos mandó Regula Tavernier, la adoptante de Isha:

«Isha es una galga fácil de tener. Se lleva bien con los demás perros y también con las personas, es obediente y cuando corre suelta no nos pierde de vista y vuelve rápidamente. Isha se adaptó con
mucha facilidad, fue aceptada por nuestros otros 4 perros y aunque Zara a veces le gruñía, Isha pasaba de largo, ya que se ha dado cuenta que Zara es gruñona por naturaleza.
»

Por último queremos darle ánimos a Alex y Bettina Krupka para su mudanza y agradecerles que siempre nos ayudan con la recogida de los transportines de los galgos que llegan a Alemania y con la organización del transporte de dichos transportines a España.

El mes de octubre va a ser movidito, ya que salen Lupita y Marisa pero acogeremos a 6 galgos nuevos que nos están esperando en una residencia en la provincia de Sevilla, más Swing y Diva que llegaron hace una semana a casa.

Un abrazo a todos,

Yaiza, Karin y todos nuestros «morros largos»